domingo, enero 14, 2007

reflexión de domingo

Puedo decir sin miedo a equivocarme que en los últimos días solo he salido de rumba o he tenido planes el fin de semana del 24 y el del 31, los otros fines de semana los he pasado en mi casa, con algunas cervezas compradas en el supermercado a último momento, viendo los primeros minutos de adultSwim, y leyendo.

Hace no muchos meses la idea de estar en la casa durante las horas nocturnas de un fin de semana era además de impensable, completamente aborrecible, ahora que llevo varios fines de semana sin salir me doy cuenta que no es tan falso lo que dicen los abstemios, eso de que para pasar bueno no se necesita beber y estar brincando en algún lugar en el que el sonido taladra los tímpanos y el humo hace huecos en los pulmones.

Con cada hora mas que paso en esta ciudad me doy más y más cuenta de lo solo que estoy, de lo lejos que están mis amigos, de las pocos personas a las que puedo llamar amigos y solo pienso en irme, cambiar de trabajo, cambiar de vida, no volver a ponerme una corbata ni a lustrar mis zapatos, me hace falta correr, rennt como lola, no quiero huir, solo quiero cerrar esta etapa y continuar con la vida que desde hace tanto entreveo a lo lejos.

1 comentario:

  1. Yo también estoy esperando a que un nuevo aire finalmente me haga parte de la diáspora. Espero qe este sea el año.

    Un Saludo parcero

    ResponderEliminar