miércoles, febrero 01, 2006

hace dos dias se terminaron las vacaciones, las mismas que iban a ser dos semanas pero finalmente se volvieron una sola y un bis en semana santa, el domingo 22 muy juiciosos y recien bañados empezamos el primer road trip largo.

Muchas cosas se hicierón, el domingo nos llevo a santander por la ruta de chiquinquira, el almuerzo fue el primer acercamiento a la gastronomia santandereana, en un parador en el municipio de barbosa, por primera vez en la vida vimos en el menu cosas como: cabrito, pepitoria y sopa de mute. la explicación de esas delicias nunca nos sedujo y no probamos nada de eso en todo el viaje, aunque si le cogimos gusto a la kola HiPinto y a las arepas con chicharron molido incorporado. despues del almuerzo más ruta hasta llegar a sangil y despues barichara, que puede ser el pueblito más lindo de colombia pero despues de varias vueltas y no encontrar ni un solo restaurante, preferimos tomar fotos y volver a sangil, en esas estaba cuando naty me daño la cabeza con ideas de tina y la botella de carmenere que estaba guardada en mi maleta, minutos despues estabamos en sangil buscando hoteles con tina y lo encontramos, el hotel victoria, no sé si fuerón los colores de las paredes, las cortinas pesadas, la cama de tubo grueso ó la araña de luces que colgaba sobre la cama lo que al principio me dio espina de motel, pero le cogi gusto al sitio. nos instalamos, guardamos a charlie y una siestica, de comida mojarra frita con papitas, patacon y hipinto por sietemil, despues tina, vino y video?

El lunes nos despertamos tarde, salimos a buscar algo para desayunar y en todo el parque de sangil encontramos el sitio perfecto: la polita, con un monton de viejos haciendo tertulia, la posibilidad de comprar medio tinto, cuadros y cuadros tapizando las paredes, el desayuno, arepa, huevos, jugo fresco por cinco de mil. volvimos del hotel a buscar las aventuras que ofrece sangil, 25mil por cabeza rafting solos los dos y el guia, visitar una cueva con los tres tipos de murcielagos, arañas y mucho barro veinte por persona, volar en parapente 55mil, que bien suena todo esto.

Primero fue el rafting, casi a medio dia llego juan carlos, en segundos estabamos en un taxi, por una carretera pavimentada y angosta llegamos al sitio donde iba a empezar el recorrido por el rio, mientras inflaba el bote (en este caso un dookie, al que solo le caben tres personas y es alargado como un kayak) naty miraba el rio e iba poniendo esa risa de felicidad infantil que tanto me gusta, el taxista se fue por donde vino, juan carlos nos hablaba de las instrucciones basicas, con la calma que dan cinco años recorriendo el rio fonce y otros rios del pais y del mundo (estuvo en el ultimo mundial de rafting que se celebro en ecuador), yo iba adelante, naty en el medio y juan carlos atras, dos remadas suaves y estabamos en medio de un rio verde oscuro, muy frio y transparente, con risitas de nervios veiamos el primer rapido, que pasamos facil y llenos de adrenalina porque no sabiamos que venia, cada nuevo rapido, cada murmullo lejano era la anticipación a la emoción que produce hacer rafting, juan carlos nos explico como voltear el bote y comprobamos lo fria del agua, explicación de tecnicas de rescate y más rapidos, despues por puro gusto (obviamente de juancarlos) naty y yo nadamos dos rapidos suaves y vimos como las piedras forman remolinos por experiencia directa. dos horas despues de iniciar el recorrido, mojados, tostados y felices desembarcamos en el parque el gallineral, lo vi solo por encima, vi las barbas que cuelgan de los gallineros y que le dan el nombre al parque.

Una ducha rapida y almuerzo rapido, mientras tanto haciamos perecita en el hotel, casi a las cuatro llego milton el guia de la visita a la cueva antigua, aunque la cueva del indio es más famosa, por su salto de fé que consiste en saltar a oscuras a un pozo de tres metros de profundidad desde una altura de cuatro, con la sola indicación de una linterna del sitio de acuatizaje, no la vendian en sangil porque hace menos de un año alguien se murio dentro de la cueva, entonces fuimos a conocer la cueva de los murcielagos insectivoros, frutiveros y hematofagos, además de unas arañas primas de las tarantulas, como el traslado hasta la cueva fue en charlie era cinco de mil más barato, la entrada queda cerca de la ruta que lleva a barichara, parqueamos cerca de la finca donde esta la entrada, una viejita canosa y risueña es la dueña, todos los guias le dicen la abuela, primero bajamos por un caminito de tierra y piedras, despues subimos por unas piedras y llegamos a la entrada, una entrada grande como una concha, esta cueva tiene algo muy particular y es que casi toda parece hecha por el hombre, las paredes parecen de ladrillo, milton nos hablaba de la gente que se pierde porque se leyeron la historia del minotaura y amarran pitas y cintas de cassete a la entrada y se dan cuenta muy tarde que la pita hace rato se rompio y el regreso no es tan claro, pense que me iba a dar miedo, pero realmente me acorde de todos los domingos jugando en el sotano de la casa de mi abuelito, persiguiendo alacranes y escondidos detras de cajas llenas de polvo, los murcielagos son una raticas orejonas con unas alas enormes y unos chillidos fastidiosos, horrible se veia la mierda de los hematofagos y extraña la mierda blanca que se llama guano, aprendi que un estalagnato es lo que se forma cuando la estalactita y la estalagmita se unen y que hay estalagnatos tan grandes que no se pueden rodear con los brazos abiertos, da para pensar, sobre todo sabiendo que se forman con gotas de agua y unos pocos milimetros al año, en medio de la cueva apagamos las luces, el silencio interrumpido por algunos grillos y la oscuridad absoluta. entramos a un salon de lodo que recorrimos naty y yo solos, con lodo arriba, abajo y por todos lados, solo un lodo café que todavia esta en las medias que me acompañaron ese dia, a la salida un chorro de agua limpia algo nos limpio, me gusto bastante esto de recorrer cuevas a naty no tanto.
por la noche comimos en el sitio de la noche anterior, naty una hamburguesa y yo un panzerotti y papitas, todo acompañado de hipinto por menos de diezmil. en la tarde nos habiamos cambiado de cuarto, por costo y porque la tina sin el vino ya no era tan interesante.

el martes lo cuento mañana que esto ya esta muy largo, las fotos se estan subiendo a flickr.

2 comentarios:

  1. Alejo: quiere descansar.
    Inevitable pensar en ese tag al leer esto

    ResponderEliminar
  2. Muy del putas su paseo.

    Muy del putas.

    Naty rocks. Charlie rocks. Alejo rocks.

    ResponderEliminar