jueves, marzo 15, 2007

cabo tiburón

el lunes después de una buena noche de sueño que termino a las 900 o algo así de la mañana, desayunamos, y nos propusimos salir a caminar de verdad, nada de paseitos de quince minutos con siesta en el intermedio y asoleada en playa desierta,  íbamos a ir a cabo tiburón, ese pedazo de costa que separa a Colombia  de Panamá y donde hace un par de años se filmo el reality con el nombre mas largo: "desafió veinte cero cinco, cabo tiburón sapzurro colombia, la isla de los famosos"

para llegar a cabo tiburón, lo primero que uno hace es salir del hotel de doña triny y girar a la izquierda, caminar por la callecita de cemento, comprar un bolis de tamarindo, seguir derecho y pasar la náutica, seguir caminando y cruzar la zona de camping y algunas cabañas, seguir andando bordeando el mar hasta que ya no hay playa, sino formaciones coralinas, al fondo se ve la casa abandonada que vimos el primer día, pero antes hay una señal que lo invita a seguir el camino de la cangrejera, cuando uno lleva un par de minutos por ese camino se da cuenta que esta metido en la selva y no se dio cuenta a que horas, claro que no es un selva muy espesa, pero no deja de ser selva, de un momento a otro aparece una puerta de madera con un nombre que ya no recuerdo y con la promesa de venta de jugos naturales, se debe ir bordeando la cerca con rumbo al mar, si ya no sabe donde queda el mar, óigalo o mire la puerta de madera y ande hacia la derecha, a unos cien metros esta el punto que compone la parte occidental de la bahia de sapzurro, mas coral en formaciones estrambóticas, y un mar picado que nos baño con espuma y sal,  siga caminando bordeando la costa cuando es posible y por lo caminos visibles que se adentran un poco cuando no lo es.

déspues de unos quince minutos, de vistas espectaculares (y que conste que no uso esta palabra normalmente) uno llega a una playa donde solo se ve mar cristalino al frente y selva a unos veinte metros atrás, (mas tarde nos dirían que allí quedaba playa baja), nos sentamos en la arena felices de la caminada, felices por la soledad, felices de estar juntos, nos acostamos un par de minutos. y de un momento a otro, una tormenta tropical sobre nosotros, sin ningún aviso un aguacero arranco, cogimos las pocas cosas que habíamos llevado y miramos para todos lados en busca de refugio, y no había ni un solo lugar donde guarecerse de la lluvia, como veíamos el cielo oscuro y el mar revolcado, decidimos volver,  luego de caminar unos minutos, escampo, tan súbitamente como había empezado a llover, ya no se justificaba volver, el jejen nos hubiera dejado sin piel.

en el camino nos encontramos con un cangrejo ermitaño chiquito y nos entretuvimos sacandole fotos, ahi en un camino de tierra, con el mar a unos pocos metros y escurriendo agua. la vuelta fue más rápida que la ida, vimos muchos cangrejos azules, (por algo al sitio le dicen la cangrejera), nos tomamos unas fotos en la calle de cemento y luego paramos en el happening place, donde nos comimos un pargo rico rico y varias cervezas, luego volvimos al cuarto, leimos, nos abrazamos, nos consentimos y dormimos.

por la noche caminamos un poco mas y nos dimos cuenta que sapzurro no era solamente la callecita de cemento que conocíamos, que había calles perpendiculares y paralelas que se adentraban en el pueblo, las recorrimos de noche, descubrimos tiendas con buen surtido y una señora que vende arepas de huevo y carimañolas, le encargamos un par de arepas para la mañana siguiente, antes de llegar al hotel compramos el hielo y el agua para el ritual nocturno, de ginebra, cigarrillos, cartas, besos, caricias y sexo.

1 comentario:

  1. Que buenos esos rituales nocturnos y esas caminadas agarrados de la mano.

    ResponderEliminar