viernes, abril 22, 2005

lo que habian esperado...

mi último viaje a la caital quedo parcialmente documentado, además de que me falto hablar sobre la reunión a la que asisti en sabado santo, donde vi en carne y hueso a otros bloggers toleros, (cosa que me dio inmenso placer), tampoco hable de la fiestita en bar23 ese sabado, que remato en el tiger del frente del bar mientras le hablaba al cajero de dos mujeres que son hermanitas de leche, mucho menos conte la hora a la que sali el domingo y el abrazo grande que le di a naty antes de despedirme ni como sali como una pelota en busca de la 80 y poder regresar a mi casa, casa que por primera vez en mi vida no senti mia, cama que me parecia ajena y vacia, pero eso fue ya hace mucho tiempo ahora quiero hablarles de algunas cifras.

entre el miercoles santo a la 1am y el jueves santo a las 3am utilizamos quince condones, los primeros ocho se usaron antes del miercoles a medio dia, despues de esas 26 horas donde tuvimos tiempo de ir a museos, presentación musical, baile en quiebracanto y la respectiva alimentación, el ritmo se redujo a cuatro ó cinco por día hasta el dia en que tuve que volver, naty me pidio que no revelara detalles sobre el abuso del latex que experimentamos, pero cuando regrese el viernes pasado a la caital me di cuenta que naty se habia ufanado ampliamente en las cifras que habiamos alcanzado y como esperaba que ese mismo viernes superaramos la anterior marca de ocho en una noche.

no soy un deportista de alto rendimiento, ni hago yoga, el sexo tantrico me da ganas de bostezar, pero les aseguro que se rompio la marca y alcanzamos la nada despreciable suma de nueve, hubieran podido ser diez, pero a mi novia le da algo de susto hacer cositas en la ducha, dice que la gente se resbala y muere en las duchas a diario. como en la anterior ocasión me pidio que no fuera a escribir otra e! bloggiwood story, entonces no les voy a decir que el sexo oral es fenomeno, ni que los orgasmo son largos y multiples, tampoco que lo hemos hecho con dureza ó con solo besos, ni que tenemos una especie de concurso interno a ver cual de los dos es más kinky, mucho menos de mis habilidades como cunnilinguista, ni de como somos capaces de dormir treinta minutos y despertarnos a las tres treinta am porque queremos más, no lectores, no les puedo hablar sobre nada de eso, conformense por saber que los encuentros se repetiran, que talvez la proxima vez que nos veamos rompamos nuevamente la marca (ojala y no sea viernes, para estar más descansado), que sigo haciendole fuerza a mi traslado a la caital porque estar en un estado semi priapico tan lejos es de lo peor.

1 comentario:

  1. Anónimo11:52 p. m.

    Musarañas.. es extraño que te haya quedado aliento para contarlo!

    ResponderEliminar