martes, agosto 01, 2006

terracota

una de las pocas cosas productivas que hice en mis vacaciones fue visitar los guerreros de terracota en el museo nacional, fui solo, porque mi novia y casi todos mis amigos estaban trabajando ó durmiendo a las nueve de la mañana, la fila era lenta y descubri que si uno junta cinco gatos, reserva y se ahorra la fila y hasta tiene guia propio (si con guia es la forma en la que se prefiere visitar un museo).

los ojitos rasgados, el pelo recogido en coletas y tablas, las armaduras, los zapatos, todo eso me gusto, pero la figura que me conmovio fue la del sirviente, sentado sobre sus pies, mucho más pequeño que las demas figuras, ubicado en un rincon casi al frente del general, sin posibilidad de verlo desde todos los angulos como a los guerreros, el sirviente es una figura más anonima que la de los guerreros, su función es una adivinanza para los arqueologos y así constaba en el papelito: "sirviente, posiblemente trabajaba en los establos, encargado de cuidar a los caballos", me conmovio porque aún despues de cientos de años seguia relegado a un rincón, sin saberse muy bien para que servia ó sí servia.

1 comentario:

  1. Excelente. La discriminación y los prejuicios ... entonces son asunto milenario.

    ResponderEliminar