martes, octubre 25, 2005

confesiones castrenses 3

despues de dos meses, periodo llamado de instrucción, periodo donde se aprenden oraciones e himnos a todo lo amarillo azul y rojo, donde se trota horas enteras al ritmo de: "quier dos quier dos treeees cua" ó bellas liricas como: una viejita debajo de un puente/lavaba reclutas con agua caliente, periodo durante el cual se aprendia a disparar, a pasar cuerdas, a leer un mapa, izque defensa personal, a poner la puntera de las botas brillanticas a punta de betún y babas, periodo en el que se pierde el pudor para las duchas en grupos y para las cagadas en grupo, donde me di cuenta de lo mamón que es lavar en una poceta de cemento un pantalón empantanado, aprendi a secar los calzoncillos debajo de la almohada y a no hacerle el feo por la noche a la funda humeda, aprendi que correr con una tula al hombro donde estan todas las pertenencias en el batallón era agotador, aprendi a dar tabla por las noches y poner cara de malo para que no me dieran tabla, a almorzar con mani y tuttifrutti para evitar el clasico repertorio de arroz.carne.platano.mierda ACPM, a mirar cualquier especimen femenino con ansias libidinosas. que dos meses de mierda que fuerón.

1 comentario:

  1. Cro que en esas situaciones es donde uno se conoce mas, pero tambine es duro, uno cambia y saca una serie dedemonios que no sabia que existían pero igual se fortalece..y entiende poorque Nietzche solía decir "en la universidad de la vida lo que no lo mata lo hace mas fuerte"

    ResponderEliminar