miércoles, abril 15, 2009

el colegio (VI)

El martes de semana santa de este año mataron a uno de mis amigos del colegio, Andrés Felipe aunque todo el mundo siempre lo llamo por el apellido, me dio curiosidad lo guglie y encontré que era un desmovilizado del BCN y según la policía jefe de varios combos. todo esto me hizo pensar en las epocas del colegio.

Cuando entre al colegio en el 90, tenia 12 años, pocas veces me habia movido por la ciudad solo y venia de una escuelita chiquita, fue un shock llegar a un colegio que apenas en el año en el que entre tenia 24 grupos para sexto cada uno con 44 niños en promedio, fue otro shock descubrir que mis compañeros de salón eran los que manejaban buena parte del tráfico de drogas de todo el colegio. Aprendí a saludarlos conversarles de vez en cuando, a no ser su amigo pero si a mantener cierta cercania.

Dos buses para llegar, dos para regresar, una hora y media en cada trayecto, recorrer toda la ciudad, comenzar a estudiar medellín, ese fue mi primer año del colegio, aprender que el que menos pagaba, pagaba 200 pesos por todo el año y el que mas pagaba con 2000 pesos tenia derecho a educarse y recibir todo el material pedagogico, ahh porque en el colegio hay imprenta, entonces pocos libros comprabamos, en cambio en las clases nos pasaban cientas de hojas con ejercicios y temas para estudiar. ahora las notas iban de 0 a 10, entrar al exito con el uniforme era someterse a un acoso sin tregua por el personal de seguridad, aprender que no podiamos pasar por los bloques de los otros grados porque nos podian atracar o cascar, burlarse del que llevaba lonchera y termo, habian buses que recorrian la ciudad recogiendo y repartiendo estudiantes, pero sin ningún distintivo para indicar de que colegio eran los estudiantes, eran buses que mas tarde descubrí eran temidos por otros buses de colegios cuando se cruzaban con ellos.

A los 12 años me descubrí hablando además de super campeones de la bomba de la noche anterior, mientras intentabamos identificar donde habia explotado, el quien, o el como no eran un misterio para nadie, mientras a una cuadra de mi casa se expendia droga y la policia identificaba el sector como una zona roja, yo me entretenia sacando libros de la biblioteca, y a veces los domingos siguiendo los rastros de sangre en las aceras.

2 comentarios:

  1. Ahhh pero que joyitas!!!!
    jejeje

    ResponderEliminar
  2. y todavía hay gente que cree que mandando los chinos al colegio allí se los educan ... y mire usted, como que era todo lo contrario.

    ResponderEliminar