martes, septiembre 28, 2004

el Cementerio de San Pedro, historia a dos manos

El cementerio de San Pedro realmente es mucho mas que un cementerio, es la ciudad de los muertos, y al final un mero reflejo de la ciudad de los vivos. Un espejo que muestra la realidad de la ciudad, que se transforma en cada esquina y que al igual que esta tiene mas de una cara.

En el cementerio encontramos la plaza principal, donde esta la mayor actividad de cualquier pueblo, en ella esta la tumba de Pepe Sierra referencia fundamental del cementerio, y la iglesia donde todos van a reservar un espacio cómodo cuando llegue el momento de entrar a la ciudad de los muertos.

En sus pasillos encontramos lo que se llama la eterna Feria de las Flores, que realmente es un espectáculo digno de museo. Cada quien hace de la tumba de su ser querido todo un altar al arte y los gustos particulares del muerto, y vemos desde una tumba alegórica a Hello Kitty, hasta fotos de una anciana mientras estaba en la cocina. Además de esto, encontramos tumbas para las diferentes generaciones, vemos una de niños con fotos del divino niño con luces que destellan o banderas del equipo que se llevaba en el corazón o la de la abuelita a la que también se le hace homenaje particular. Están las tumbas de los amigos muertos que en los 90 cayeron y siguen cayendo, casi siempre niños que no duraron nada, todo por vivir con el acelerador a fondo y las tumbas de las madres que murieron llorando a los hijos perdidos.

Al cementerio de San Pedro lo podemos ver como una ciudad con las diferentes divisiones que la misma implica, con divisiones sociales que se ven reflejadas en el tamaño de la tumba, las imágenes que rodean la misma y hasta el material que la componen, mausoleos para los pudientes y criptas al sol y al agua rodeadas por pasillo lúgubres y estrechos para el resto, hasta la localización de la tumba se compara con los barrios de la ciudad de los vivos, en la calle principal, en la entrada o escondida en un pasillo alejada pero tal vez menos olvidado por sus seres queridos. Los pasillos son calles, los mausoleos son como parques cerca de edificios, los pobres separados de los ricos por divisiones bien conocidas pero intangibles, los antiguos ricos separados de los nuevos ricos y su parafernalia. En fin una ciudad como cualquiera.

La ciudad de los muertos el cementerio de los pobres, es hoy la sombra del que un día fue el cementerio de los ricos de la ciudad.

Para que vean que si puedo articular coherentemente de vez en cuando.

1 comentario:

  1. Varias veces... en días de desparche... hacía lindas excursiones por el cementerio central, tomaba fotos... Cuando iba por ahí de paseo si visitaba la plaza del pueblo y su iglesia principal, también visitaba en cementerio.
    Alguna vez escribí un post sobre el particular negocio de la muerte.

    ResponderEliminar